Mes: febrero 2007

Sueño

Tal vez fuera un sueño,

pero si acaso lo fue,

ojalá todos los días tuviera ese sueño.

Sueño donde descansaba en el remanso de paz y armonía que los demás me daban.

Quizás sea verdad mi sueño.

Ojalá.

Empiezo a despertar, de un sueño, un feliz sueño que aun no recuerdo bien

Anuncios

Agendándome la Universidad

Hoy he encontrado una agenda un tanto extraña, dedicada especialmente a los universitarios/as. Te ries? pues es cierto. Tiene un editor para las asignaturas, sus créditos, tus notas, las asignaturas… ya sabes, casi todo. Lo que más me ha gustado ha sido la pestaña de rendimiento, que según las notas que tengas, te dan un tanto por ciento de efectividad. No diré el mio, por si acaso, pero la verdad, que una vez descargado, me ha gustado y, entre risas, he completado todos los campos. Al menos, así puedo tener toda la información de las asignaturas y de los exámenes.

No he podido acceder a la página de los autores (Rafael Forcado Martínez y Antonio Vilar Sánchez), dejo el enlace de softonic. Lo que tengo claro es que, o se aburrieron mucho estos chicos, o eran de esos estudiantes super aplicados que solamente pensaban en estudiar, estudiar y estudiar… Yo, como soy de magisterio y estoy rodeado de mujeres, pues eso, también pienso de vez en cuando.

El golpe de este fin de semana

Pensando mucho en las cosas que ocurren a mi alrededor, cada dia me doy más cuenta que, cuando sonries, la gente sonrie contigo, sin saber muy bien de porqué o para qué. Acaso será importante?

Este fin de semana he estado especialmente sonriente en el bar, y he notado como la gente sonrie y agradece encontrar una sonrisa. Después de cierto tiempo trabajando en el mismo lugar, tengo tres grandes grupos de gente que se acercan a la barra.

En el primer grupo están los que vienen a que les invite. Normalmente gente que ha trabajado alli y creen que por ello tienen sus copas gratis para toda la vida, o tias que arrastran sus tetas a lo largo y ancho de la barra esperando que se les invite por si cara bonita. En general, todos ellos y ellas, son unos capullos.

En el segundo grupo, la gente que de verdad se acerca a saludar. Normalmente consiguen consumiciones y si no tienen, no tienen problemas para pagar. Siempre tienen algo que contarte y entre la gente de este grupo, me estoy encontrando personas que de verdad merece la pena conocerlas. Las últimas historias que me he encontrado, la de una camarera que, después de trabajar duramente 3 años, está estudiando turismo en Alicante, al lado de mi facultad.

Y en el tercer grupo, los que, sin saber muy bien, aparecer por alli. Este fin de semana, han aparecido unos abuelitos del Imserso que se quedaron toda la noche a base de vino y pacharán. Así que, con todo su pedo, se fueron como si tuvieran 20 años al hotel a las tres de la mañana.

Asi que, este fin de semana ha sido el de las sonrisas. Asi que, he acabado viendo El golpe, una de las películas más recomendables para una noche de domingo tranquila y sonriente…

Nuestra generación

Todos aquellos que nacimos en los 80 (unos años arriba, unos años abajo), la de los que vemos que el piso que compraron nuestros padres ahora vale 20 o 30 veces mas, la de los que estaremos pagando nuestra vivienda hasta los 50 años. Nosotros no estuvimos en la guerra civil, ni en el mayo del 68, ni corrimos delante de los grises, no votamos la constitución, y nuestra memoria histórica comienza con las olimpiadas del 92.

Aunque no nacimos en una dictadura, siempre hemos tenido una conciencia democrática y la serie Cuéntame nos parece una mierda que hace apología del franquismo. Por no vivir activamente la transición se nos dice que no tenemos ideales, y sabemos de política mas que nuestros padres y de lo que nunca sabrán nuestros hermanos pequeños y los de la siguiente generación.

Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle a las chapas, a la peonza, a las canicas, la comba, la goma o al rescate y, a la vez, somos la primera que hemos jugado a videojuegos (en 2D) cuando no existían los CDS, y los juegos eran cartuchos de plástico. Si queríamos escuchar música, de algún grupo o cantante (que no salía en ningún programa de TV como operación triunfo, por que no existía) teníamos que recurrir a la radio, o ir a la tienda a comprarnos un ‘‘casete’’ con los ahorros que teníamos (en pesetas). Íbamos al cine a ver películas de dibujos animados (no de animación) con nuestra moneda de 500 pts y en pantallas que no eran la mitad de lo que son ahora.

Fuimos los primeros en descubrir los parques de atracciones, los Reyes Magos no siempre nos traían lo que pedíamos, pero oíamos y lo seguimos oyendo, que lo hemos tenido todo, a pesar de que los que vinieron después si lo tienen realmente y no se les dice nada. Se nos ha etiquetado de generación X. Lloramos con la muerte de Chanquete, con la puta madre de Marco. Somos una generación que hemos visto a Maradona hacer campaña contra la droga, que nos reímos de un anuncio que decía que si el Madrid era otra vez campeón de Europa, que durante un tiempo tuvimos al baloncesto como principal deporte.

Hemos vestido vaqueros de campana, de pitillo, de pata de elefante y con la costura torcida; nuestro primer chándal era azul marino con franjas blancas y nuestras primeras zapatillas de marca las tuvimos pasados los 10 años. Entramos al colegio cuando el 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso, los últimos en hacer bup y cou, los pioneros de la E.S.O. Hemos sido las cobayas en el programa educativo. Nosotros hemos aprendido lo que era el terrorismo, vimos caer el muro de Berlín y a Boris Yelsin borracho tocarle el culo a una secretaria; los de nuestra generación fueron a la guerra(Bosnia, Afganistán, Irak etc.) cosa que nuestros padres no hicieron, nos enteramos de golpe un 11 de septiembre. Fuimos a una manifestación contra la guerra.

Vimos los primeros móviles, que casi nadie tenia, que eran grandes y en blanco y negro y solo podíamos llamar, mandar mensajes y jugar a el gusanito, creímos que internet era un mundo libre, descubrimos un programa que se llamaba Napster y con el que decían que te podías descargar canciones.

Nos emocionamos con superman, ET o En busca del Arca Perdida. Comíamos Phosquitos y los Tigretones eran lo mejor, aunque aquello que empezaba (algo llamado Bollycao) no estaba del todo mal. Somos la generación del “El coche fantástico”, “Oliver y Benjí..SON GOKU..

Mirando atrás es difícil creer que estemos vivos en la España de antes: Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillita especiales y sin air-bags, hacíamos viajes de más de 3h sin descanso con cinco personas en el coche y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces. No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables. Nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y al día siguiente todos contentos. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que, rara vez, tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ruedas!!! Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos y nadie se contagio de nada. Y ligábamos con las niños/as jugando a beso, verdad y atrevimiento o al conejo de la suerte , no en un chat . Éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias.

No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si trasgredíamos alguna ley, era inadmisible, si acaso nos soltaban un guantazo o un zapatillazo y te callabas. Tuvimos libertad, fracaso, respeto, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello.

Escrito por Mario en caublog.wordpress.com

Escuchad la música

El hombre que no lleve música en su alma, o que no responde al dulce són de sus acordes, es proclive a la traición, la estratagema y al expolio.

Las emociones de su espíritu son oscuras como la noche y sus efectos negros como el érebo , no hay que fiarse de tal hombre…escuchad la música.

Blogs invadidos por la Nada

Dia a dia me voy dando cuenta que hay ilusiones que, como una noche de verano, aparecen y desaparecen. Blogs que leo de manera apasionada y, como un buen libro, nunca deseo que acaben. No les hace falta un guión, ya la vida (y el mundo) es lo suficientemente emocionante. Otros, en cambio, caen en una escritura (y lectura) cada dia menos interesante.

Supongo que, en algunos de los casos, se debe a la necesidad de los autores/as de mantener un ritmo más o menos constante de posteo, de escribir sin tener poco o nada qué decir.

Sin querer ser negativo, me encuentro un poco desilusionado con algunos que leía asiduamente. Cada vez más, los posteos tienen un cierto sabor a nada. Sin mucha necesidad mantener un discurso coherente.

Pero también ha algo positivo en todo esto. Aparecen nuevos blogs que no desean visitas, que no desean premios y que lo que menos les importan es si son populares o no, simplemente escriben por el placer de escribir, de expresar algo que llevan dentro, de imaginar y hacer realidad un sueño.

Algo que me recuerda a La história interminable. Recordáis el libro o la película. Los blogs también tiene historias que se enlazan entre autores y lectores, pero cuando la Nada se apodera de uno de ellos, o buscan un nuevo nombre a su propia Emperatiz Infantil, o desaparecen…

3, 2, 1…acción

Después de una buena borrachera a base de Southern Comfort jueves noche, me he levantado con una energia impresionante y la voy a preparar bien gorda en Benidorm. Tengo la energía concentrada y no sé por dónde explotará… Va a ser muy peligroso.

Será la luna? No lo sé, pero con el permiso de Pixita, los dioses y demás entidades del Universo, este es mi fin de semana. Febrero ha empezado. Y ha empezado muy bien.

Tengo una semana sin clases para preparar el segundo semestre pero, los temas de mañana, los dejaremos hasta que el dia de hoy acabe…y no se sabe cuándo será…