Mes: septiembre 2008

Despedidas

Qué pena que septiembre sea siempre el més de las despedidas. Poco a poco, todo ha ido acabando. Hay nuevos proyectos, nuevas metas, nuevos desafios… pero las despedidas lo marcan todo. No es algo triste, justo al contrario, es algo alegre. Siempre hay fiestas en las despedidas, pero siempre hay lágrimas.

Quizás por eso es el més que anuncia las lluvias, posiblemente para que deseemos que nuevamente llegue el verano.

Pero aún tenemos todo un invierno para descubrirnos un poquito más a nosotros mismos, y será cuando acabe el invierno cuando nuevamente tengamos la oportunidad de volver a saber que es verano.

Quedan muchas cosas por hacer en invierno: Tomar sopitas humeantes, las bufandas de colores, dibujar en los cristales empañados, dormir arropados… y disfrutar con las cosas que no pueden suceder en verano.

Tú si eres una flor de asfalto

Flor de asfalto

Si las cosas no salieron como deseabas y vagastes por el mundo sin encontrar una ubicación segura, qué más deseas que encontrar un lugar donde el sol y el viento hagan de ti una flor?

Y a pesar del esfuerzo de encontrarte en un lugar desconocido y fuera de tu hábitat, lograstes crecer. Tus vivencias siempre estarán contigo.

Pero no crees que es mejor vivir en otro lugar?…

Aqui tu dilema: Qué deseas hacer…

Yo si que tengo algo claro, sé que lo quieras ser, sé feliz en el intento, porque no todos los intentos acaban de la manera prevista.

No te preocupes
Por el zapateo que suena
Sobre las flores que se asoman
A los vados de la calle
Porque ya han pasado sobre ellas
Y sin embargo siguen ahí

Sueño a veces
Cuando estoy colgado de uno de esos ojos
(arropadito internamente en un trozo de trapo viejo
envuelto en dulces crujidos de latón y madera)
con jardines de mil colores sobre el asfalto
con cientos de flores cada una con su nombre
con una melodía triste y angélica cada una
volcándome en una mecedora mágica.

Pero la luz se me apagaría en tal esplendor
Es ahora que entre tanto gris y tanto dolor escondido
Debajo de este concesionario de coches, por ejemplo
Encuentro mi flor favorita emergiendo de un adoquín

Es pequeña y blanquecina y nunca tendrá ningún nombre
Y cuando muera no caerá sobre ningún ángel caído
Pero su esplendor reside en que vive y sobrevive
Y tiene la belleza de la vida
La magia del dolor emergiente.

Y lloro un poco
Porque el mundo es difícil
Porque tengo un mal día
Y porque me da la gana
Y porque tengo el alma herida
(era obvio)
como una flor de acera,
herida
pero viva.

Via: laputaboheme.blogspot.com

Flor de asfalto

Flores